Uvas benditas

Uvas Benditas: Guía práctica para prepararlas

Cómo preparar uvas benditas para alimentarse milagrosamente y paliar el hambre en los momentos de carestía. Revelaciones Marianas a Luz de María. Referencias bíblicas al fruto de la vid y repaso de costumbres bíblicas.

Revelaciones relacionadas con las Uvas Benditas:

Nuestro Señor Jesucristo ha mencionado un par de veces las uvas benditas en mensajes a Luz de María:

Nuestro Señor Jesucristo a Luz de María
27.OCT.2014

PEDIDO DE CRISTO RELACIONADO CON LAS UVAS BENDITAS:
Cristo nos indica que se debe buscar a un sacerdote y pedirle la bendición para un racimo de uvas o para una sola uva, ya que con una uva bendita se pueden alimentar dos personas y así resistir sin alimento, si se posee Fe y se encuentra debidamente preparada la criatura; esto servirá para los tiempos de carestía alimentaria.

Para bendecir las demás uvas:
Con la uva ya bendecida por el sacerdote, se procede a bendecir las restantes de la siguiente forma:
Cada uva debe poseer un trozo de tallo del que la unía al racimo, por lo que es recomendable cortarlas con tijera.

Se debe bendecir con la uva bendita las restantes, una por una, diciendo: «En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, amén.» Mientras se frota la uva bendecida con la que se está bendiciendo.
Luego en envases esterilizados se van guardando las uvas que están benditas y luego a cada frasco se le adjunta vino o brandy, ningún otro licor. Se cierra el frasco y allí se preservarán el tiempo que sea necesario, hasta que se vayan a consumir. De estas uvas ya benditas, se puede compartir con los hermanos, pues ya llevan la bendición y así otros podrán preparar sus propias uvas benditas.

Hace 15 años atrás Cristo nos había solicitado bendecir uvas y aun se encuentran en buen estado.
Si en algún país no se encuentran uvas, se puede utilizar otra fruta que abunde y sea pequeña como la uva.

Al mencionarme Cristo nuevamente este pedido de las uvas benditas, recordé también las Uvas de San Damiano, lo que comparto a continuación:
Durante una de las apariciones de la Santísima Virgen María a Mamma Rosa Quatrinni, vidente de San Damiano (1964-1970), Italia (ya fallecida), Nuestra Señora le bendijo un racimo de uvas, indicándole que estas uvas sustentarían a todos aquellos que tengan fe en el valor alimenticio de estas uvas y se alimenten con ellas durante los días del anticristo (la «marca de la bestia«, las guerras, el hambre, las sequías, las plagas, las catástrofes, las calamidades, y las enfermedades).

A continuación la Santísima Virgen María indica cómo transferir la bendición de las uvas de una Uva Bendita a un racimo nuevo de uvas, para que se beneficie más gente de ellas.
Estando las uvas todavía pegadas al racimo se lavan completamente con una solución de agua y una o dos gotas de jabón líquido; después se enjuagan. Luego se cortan las uvas del racimo con tijeras; tratando de dejar un pedacito de tallo en cada uva. Se toma una Uva Bendita y se frota contra una uva fresca haciendo la Señal de la Cruz, mientras se va diciendo: «En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén». Tengan listo un recipiente limpio de vidrio que tenga una tapa que selle bien.

Han salido a la luz ciertas profecías en las cuales se dice que los soldados que vayan a luchar bajo la bandera de Jesús y María contra las fuerzas del anticristo serán guiados por San Miguel Arcángel.
Estos hombres estarán llenos de fuerza, y no obstante no requerirán alimento. Este hecho asombrará a otras personas las cuales se unirán a estos soldados, haciendo crecer las pequeñas fuerzas Marianas hasta llegar a ser un gigantesco ejército. Estos lucharán para derrocar las fuerzas del anticristo. La Santísima Virgen ha comunicado a muchos santos y videntes que estas tropas serán alimentadas desde el Cielo. Quizás las Uvas Benditas son uno de los muchos milagros de los tiempos finales a que se referían los santos de tiempos pasados en sus visiones.

Nuestro Señor Jesucristo a Luz de María
27.SEP.2015

Pueblo Mío:
CUANDO LA CARESTÍA SE GENERALICE, recuerda que Mi Madre antes pensó en ti y bendijo uvas para que en ese instante les aplaque el hambre, a la vez, les he llamado a orar ¡YA! para esos instantes y a prepararse espiritualmente para que enfrenten con Fe, fuerza y constancia los instantes de dura prueba a los que se enrumban todos sin distingos.

Cómo preparar uvas benditas?

Uva
Uva con tallito

1. Adquirir uvas en el mercado y si hace falta, un envase hermético grande y vino o brandy (más debajo veremos como las uvas sin semilla además pueden ser un símbolo de Cristo, por lo que se las daría preferencia a esta clase de uvas de estar disponibles).
2. Lavar las uvas en una solución de agua con unas gotitas de jabón (Si no es un racimo entero, debe haber al menos parte del tallito que unía la uva a este).
3. Llevar las uvas y participar en una misa donde se haga una bendición general de objetos, o bien pedir a un sacerdote la bendición de las uvas.
4. Cortar con tijera las uvas individualmente, dejando en cada una parte del tallito que las une al resto. Esto facilita su almacenado luego, así como retirarlas sin dañar el tallito.
5. Poner las uvas benditas en el recipiente hermético hasta 2/3 o 3/4 partes y llenar con vino o brandy. Luego cerrar el envase herméticamente y almacenar en lugar oscuro hasta el momento de consumirlas.

Se puede bendecir nuevas uvas utilizando las uvas ya bendecidas por el sacerdote

Pre-requisitos: Se debe tener al menos una (1) uva bendita con su tallito que la unía al resto.

Una vez que se cuenta con uvas benditas, se puede bendecir nuevas uvas sin el acto del sacerdote:
Con la uva bendita, se procede a bendecir las restantes de la siguiente forma:
Se debe bendecir frotando con la uva bendita las otras que no lo están, una por una, diciendo: «En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, amén.» Mientras se frota la uva bendecida con la que se está bendiciendo.

 

Preguntas Frecuentes

P: En el caso que no se consigan uvas, qué se puede hacer?
R: Si en algún país no se encuentran uvas, se puede utilizar otra fruta que abunde y sea pequeña como la uva.

uvas benditas milagrosas
Envíanos una foto de tus uvas benditas.

P: Las uvas benditas aplacarán el hambre en todos los casos?
R: Al tratarse de un sacramental, es requisito ser utilizado con mucha fe y confianza en Dios, para quién todo es posible. Las revelaciones llaman a estar preparados, es decir en estado de gracia. Para ello se debe acudir al sacramento de la Reconciliación (Confesión de los pecados ante el Sacerdote).

P: El vino (o brandy) o contenedor deben estar bendecidos igualmente?
R: No es necesario, de todos modos el creyente puede realizar las bendiciones que considere oportunas mediante oraciones.

P: Una uva bendita perdió su tallito, sirve de todos modos?
R: En ese caso la uva no podría usarse para bendecir a otras uvas no benditas, pero seguiría siendo util para su consumo, produciendo el efecto esperado.

P: Debe usarse un recipiente hermético?
R: Es recomendable para lograr una mejor conservación de las uvas, pero si no se posee o no se puede adquirir se puede utilizar otro recipiente limpio que cierre lo mejor posible, preferentemente de vidrio.

 

Tradición de la Iglesia Armenia respecto a la bendición de las uvas

La Iglesia Apostólica Ortodoxa Armenia realiza tradicionalmente una bendición de las uvas, veamos en qué consiste:

El día de la fiesta de la Asunción de la Santa Madre de Dios, la bendición de las uvas tiene lugar inmediatamente después de la liturgia divina. La ceremonia es rica en simbolismo y enfatiza el importante papel que la Virgen María asumió en la revelación de Dios.

La costumbre de bendecir las uvas, los primeros frutos de la cosecha, se remonta a los tiempos del Antiguo Testamento, cuando la agricultura era una labor común que se le dadicaba tanto cuidado y tiempo. De la gran variedad de productos, las uvas tenían un lugar especial de honor y eran consideradas las «primeras frutas», porque eran el primer producto de la cosecha.

Entre los israelitas, como entre muchas culturas vecinas, las uvas eran consideradas como pertenecientes en un modo especial a Dios, ya que eran las primeras frutas de la cosecha. Era El quien concedía la cosecha como un regalo, y ofrecerle a El las primeras frutas era reconocer una completa dependencia a Dios. Unos servicios especiales de acción de gracias fueron conducidos por sacerdotes en el templo, una tradición que prevaleció a la época de Cristo. Con el nacimiento de Jesús, estas dedicaciones tomaron un nuevo significado. Jesucristo fue el primogénito -o primer fruto- de María y, como tal, fue ofrecido a Dios en el templo. (Lc 2:25-30)

La doctrina de la Iglesia Armenia enseña que la Santísima Madre María tiene un lugar de honor primordial porque fue ‘de’ ella y por el Espíritu Santo que Dios se encarnó. Ella es vista como la imagen de la humanidad completamente obediente a Dios y finalmente santificada haciendo la voluntad de Dios. Por tanto, en la fiesta que recuerda su Dormición (quedándose dormida en Cristo) y Asunción (ascendiendo al cielo), celebran la bendición de las uvas.

Celebrada es la persona de Santa María, que dio a luz a Jesucristo, el primer fruto. Cristo nos dio su sangre para la vida eterna y en su recuerdo bendecimos las uvas, los frutos de la tierra.

Esta bendición de uvas se celebra durante el mes de agosto, al final del verano y el comienzo de la cosecha. Es tradicional utilizar uvas sin semillas para enfatizar que esta fruta llegó a ser sin semilla como lo hizo Cristo al hacerse humanidad sin la acción de ningún agente humano.

 

Referencias a las uvas en las Sagradas Escrituras

El tema de la vid, como imagen del pueblo de Dios, es frecuente en el AT (Is 5:1-7; Is 27:2-5; Jr 2:21; Ez 15:1-8; Ez 17:6, Ez 19:10; Os 10:1); también se encuentra en el NT (Mt 21:33-43; Jn 15:1-6). Se debe tener en cuenta la importancia que revestía esta fruta y la facilidad con la que se desarrollaba en las serranías de Israel. Repasamos algunas de estas referencias:

Oseas:
Dice el Señor: «Cuando encontré a Israel, me alegré como el que encuentra uvas en el desierto. Vuestros antepasados fueron a mis ojos como los higos tempranos.» (Os. 9:10)

Yahvé sintió un placer especial al entrar en relación con Israel en el desierto, comparable al viajero que encontró, sin esperar, uvas en el desierto, o como el que prueba las brevas en la higuera, encontradas inesperadamente antes de que llegue la época de la maduración de los higos (v.10). Yahvé amó y protegió a su pueblo con paternal solicitud cuando Israel empezó a formarse como nación.

Isaías:
«¿Qué más se puede hacer por mi viña, que yo no haya hecho en ella? ¿Por qué, cuando esperaba que produjera uvas dulces, produjo uvas amargas?» (Is. 5:4)

En el capítulo 5:7 del profeta Isaías encontramos también una preciosa descripción de la «viña del Señor de los ejércitos», de cómo Dios le preparó el terreno, la cuidó e hizo todo lo que pudo para que diera los mejores frutos, pero cuando vino a buscar estos frutos no encontró sino uvas pasmadas, encontró agraces.

Isaías predice el juicio como siendo el tiempo cuando «en las viñas no cantarán» (Is. 16:10). Así el recogimiento de las uvas en los canastos se hacía con gran júbilo y mucho cantar. Familias enteras se regocijaban en el tiempo de la cosecha.

La prensa de vino como figura del juicio divino. Isaías describe a las naciones como puestas en la prensa de Dios dónde El pisa sobre ellas hasta que sus ropas están tintas en la sangre de ellos (Is. 63:3-6). Hay un cuadro gráfico de la destrucción del ejército del Anticristo en el Apocalipsis. El Redentor que vendrá es descrito como estando «vestido de una ropa teñida en sangre:» y se dice que «El pisa el lagar del vino del furor, y de la ira del Dios Todopoderoso» (Ap. 19:13.15).

Jeremías:
Habla del juicio en términos de la ausencia de esa alegría.»Y será cortada la alegría y el regocijo de los campos labrados y de la tierra de Moab: y haré cesar el vino de los lagares: el grito del pisador ya no es canción de vendimia» (Jr. 48:33).

prensa-uvas-pisadores
Los pisadores de uvas cantaban canciones durante su labor.

Ezequiel:
En Ez. 15:1-8 El profeta compara a Israel con la planta de la vid. Es útil sólo si da frutos; de lo contrario sólo sirve para cortarla y echarla al fuego. Israel es una vid que Dios mismo plantó y a la que prodigó todos sus cuidados, pero a la hora de la cosecha no dio nada. No queda otro camino que echarla al fuego (cfr. Jn 15:6).

Salmo 80:
El Salmista fue bien claro cuando se refirió al Pueblo de Israel comparándolo con una vid: «Una viña de Egipto arrancaste y la plantaste en esta tierra» (v.9). Con la imagen de la vid, el salmista narra la historia de Israel desde el éxodo de Egipto hasta que se estableció en Canaán.

REEFERENCIAS EN EL NUEVO TESTAMENTO:

Parábola de los viñadores malvados – Mt. 21:33
Escuchad otra parábola. Había una vez un hacendado que plantó una viña y la cercó con un muro, y cavó en ella un lagar y edificó una torre, la arrendó a unos labradores y se fue de viaje. Y cuando se acercó el tiempo de la cosecha, envió sus siervos a los labradores para recibir sus frutos. Pero los labradores, tomando a los siervos, a uno lo golpearon, a otro lo mataron y a otro lo apedrearon. (…)

Jesús desarrolló la figura de la viña en forma de alegoría, que sus oyentes entendieron como alusiva a ellos mismos.

La vid verdadera – Jn. 15:1-8
«Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el viñador. Todo sarmiento que en mí no da fruto, lo quita; y todo el que da fruto, lo poda para que dé más fruto. Vosotros ya estáis limpios por la palabra que os he hablado. Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el sarmiento no puede dar fruto por sí mismo si no permanece en la vid, así tampoco vosotros si no permanecéis en mí. Yo soy la vid, vosotros los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto, porque separados de mí nada podéis hacer. Si alguno no permanece en mí, es echado fuera como un sarmiento y se seca; y los recogen, los echan al fuego y se queman. Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que queráis y os será hecho. En esto es glorificado mi Padre, en que deis mucho fruto, y así probéis que sois mis discípulos.»

«Yo soy la vid verdadera» (15:1ª). Jesús se contrasta a sí mismo con el bien conocido símbolo de pueblo de Israel que es la vid.
Permanecer en Cristo: una unión vital. «El que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto»
En las palabras «Yo soy la vid verdadera», Jesús quiere decir que Él es la verdadera vid de la cual el pueblo de Abraham fue un símbolo, una imagen.

En el v.5: Jesús compara a un discípulo suyo con la rama de una vid: «Yo soy la vid, vosotros los sarmientos», y enseguida explica que hay dos tipos de ramas: las ramas que dan fruto (15:5b) y las ramas que no dan fruto (15:6). Por lo tanto los discípulos de Jesús podemos ser clasificados en dos tipos. La diferencia está en el producir fruto o no.

 

Las costumbres bíblicas antiguas respecto a las uvas

Fiesta de las Enramadas:
«Una vez que hayáis terminado de cosechar vuestro trigo y de pisar vuestras uvas, celebraréis durante siete días la fiesta de las Enramadas.» (Dn 16:13) (Cfr. Lv 23:33-36, Lv 23:39-43; Nm 29:12-38)

La vendimia principal comienza en el mes de septiembre en la Tierra Santa, y en este periodo, desde tiempos antiquísimos, los habitantes de muchas villas se van a vivir a sus viñas, donde viven en tiendas o en casitas. En lo concerniente a los hombres de Siquem, el libro de los Jueces nos dice: «Y saliendo al campo, vendimiaron sus viñas» (Jueces 9:27). Jeremías nos dice acerca del recogimiento de la uva que lo hacen en canastos: «Torna tu mano como vendimiador a los cestos» (Jer. 6:9).

Esta celebración, es la de las «Enramadas» (También llamada fiesta de las Tiendas, tabernaculos, chozas), una antigua práctica campesina que en sus orígenes estaba asociada con la cosecha de la uva (cfr. Lv 23:33-36.39-43; Nm 29:12-38). Los campesinos improvisaban en sus campos enramadas o ranchos para almacenar los frutos y procesarlos allí mismo. Esto motiva posteriormente el proceso de reflexión teológica, relacionándola con el recuerdo de la travesía por el desierto (cfr. Lv 23:42s).

Probablemente, esta fiesta es de origen agrícola; evoca la costumbre campesina de construir chozas en medio de los campos sembrados, donde almacenaban su cosecha de uvas y aceitunas y al mismo tiempo permanecían aprovechando al máximo la luz del día y cuidando de sus productos.

Esta costumbre la trasforma la religiosidad israelita en fiesta litúrgica cambiando su referente; ya no evoca el trabajo del campo, sino la permanencia en tiendas mientras marchaban por el desierto. En memoria del éxodo, uno vive durante siete días en chozas de ramas. Estas estaban hechas de un conjunto de cuatro clases de ramas de acuerdo con las prescripciones de Levítico 23, 40: «frutos de un árbol magnífico, ramas de palmeras, ramas de árboles densos y sauces de torrentes».

Uvas frescas y pasas. Durante los meses de septiembre y octubre, las uvas maduras y frescas se comen con pan como uno de los principales alimentos en las tierras bíblicas. Entonces las uvas se ponen a secar en un rincón nivelado de la viña. Mientras se están secando, se voltean y rocían con aceite de oliva para que la envoltura quede húmeda. Luego se almacenan para usarlas en invierno.

Jarabe de uvas. Los árabes extraen el jugo de la uva y lo hierven hasta que se espesa como malaza. Ellos llaman a esto dibs y les gusta mucho comerlo con pan, o lo adelgazan con agua y lo beben. Esta miel de uva se usaba mucho en los tiempos bíblicos. Fue probablemente esto lo que Jacob envió a José a Egipto (Gn. 43:11), la cual era comprada por los sirios en la tierra de Palestina (Ez. 27:17). Ciento cincuenta kilos de uva hacían cincuenta kilos de dibs.

La prensa de vino en Oriente. La prensa de vino de la parábola de Isaías se construyó tajando la roca (Is. 5:2). Las que se usan ahora se componen de dos depresiones cortadas en la sólida roca. La una es mas alta que la otra, y es también la más grande. Las uvas se ponen en la primera y luego se apisonan con los pies de los hombres, mujeres y también niños. Por lo general las familias enteras trabajan juntas. El jugo fluye a la depresión más baja. Por lo general cada viña de cualquier tamaño que sea, tiene su prensa de vino. El trabajo de pisar la uva era de costumbre acompañado con gritos y canciones de alegría.

Para más información

10 opiniones en Uvas Benditas: Guía práctica para prepararlas

  1. Hola muy buenos tardes y bendiciones tengo un pregunta yo hice lo de las uvas benditas y están perfectas lo hice ..ya casi tres meses.. pero una amiga también lo hizo pero no bendijo las uvas ella solo bendijo el vino..y me dice que las uvas tienen una capa de nata mejor ..ella me pregunta que debe hacer en este caso podría alguien ayudrme

    1. Hola Amparo, en el caso de tu amiga se puede subsanar la omisión llevándo las uvas (dentro del recipiente cerrado y con el vino) a un sacerdote para que las bendiga. Saludos

  2. Dios bendiga. Que clase de uva es? Me dicen que debe ser la uva chilena la grande, es cierto? Es que es muy costosa. Desde Colombia. Bendiciones

  3. Ha habido varios instrumentos a los que se les ha revelado que hagan uvas de San Damian y aunque no estan aprobadas por la Iglesia hay exorcismos en los que los demonios han dicho que hicieron un buen trabajo haciendo que no se aprobaran dichas apariciones. (estoy buscando el texto pero no lo he encontrado)

    1. El mensaje pertenece a las revelaciones a Luz de María. Sin embargo no es la primera revelación que las menciona, por ej. a Mamma Rosa Quatrinni.
      Podrias compartir el mensaje de Marie Julie al que te refieres?

Dejanos tu opinión del tema..

Será publicado tan pronto un moderador lo apruebe

code