Jacob wrestles with an angel

Ángeles: Manual para afrontar los últimos tiempos

Guía para beneficiarse de su presencia e interactuar con el ángel custodio en nuestra vida cotidiana. Qué son los ángeles. Catecismo de la Iglesia Católica. Cómo reconocer sus intervenciones. El ángel de la guarda o custodio. Revelaciones. Oraciones e invocaciones.

Imagen cabecera: Jacob lucha con el Ángel del Señor (Gn 32:25-31)

THIS POST IS ALSO AVAILABLE IN: EN usa flag

Una realidad ignorada y poco conocida es la de la presencia constante en la Tierra de miles de millones de ángeles. Tal vez el desconocimiento general sobre estos seres es lo que lleva a que se nos recuerde incesantemente en las revelaciones acudir a ellos para beneficiarnos de su servicio en nuestra vida diaria. Pero ¿de qué forma nos auxilian y que podemos hacer para solicitar su ayuda? Esta y otras preguntas intentaremos responder en esta breve guía para los últimos tiempos.

Les insto a recordar que tienen compañeros de viaje, sus protectores, sus Ángeles Custodios, a quienes la humanidad ha olvidado por completo. Ellos son los mismos del Antiguo Testamento, que obraron prodigios y defendieron al Pueblo de Dios; son los mismos de este instante, del Nuevo Testamento y serán los mismos que acompañarán triunfantes a la Iglesia remanente.
Sus compañeros de viaje, sus Ángeles Custodios permanecen guiándoles, auxiliándoles y protegiéndoles, pero ellos como enviados de Dios, respetan el libre albedrío. Escúchenles y pídanles que les guíen por el camino de la verdad.
Mis Legiones Angélicas se mantienen YA en batalla espiritual contra el mal, batalla que el hombre no mira con sus ojos del cuerpo, y al no poseer una vista, una sensibilidad, una apertura y una fusión espiritual hacia la Trinidad Sacrosanta guiada por el Espíritu Santo únicamente, no logra divisar lo que está aconteciendo en lo espiritual.

Santísima Virgen María a Luz de María – 02.NOV.2011

Abreviaturas
CIC: Catecismo de la Iglesia Católica.

¿Qué son los ángeles?

Por la palabra “Ángeles” (es decir, “mensajeros” de Dios), normalmente entendemos una raza de seres espirituales de naturaleza exaltada por encima de la del hombre, cuyo oficio es servir a Dios en el Cielo, y que fueron asignados a socorrer y defender a los hombres en la Tierra actuando como agentes de la Providencia Divina. El vocablo “ángel” está relacionado etimológicamente al término griego angelos, cuya traducción: «mensajero» es similar al hebreo.

Los ángeles constituyen para la Iglesia Católica un dogma de fe inmutable, pues las Sagradas Escrituras dan cuenta de esta realidad en numerosas ocasiones:

La existencia de seres espirituales, no corporales, que la Sagrada Escritura llama habitualmente ángeles, es una verdad de fe. El testimonio de la Escritura es tan claro como la unanimidad de la Tradición.CIC 328
Los ángeles son criaturas espirituales que glorifican a Dios sin cesar y que sirven sus designios salvíficos con las otras criaturas: “Ad omnia bona nostra cooperantur angeli” (“Los ángeles cooperan en toda obra buena que ha­cemos”) (S. Tomás de A., s. th 2Cr 1:114, 2Cr 1:3, ad 3).CIC 350

Su naturaleza es puramente espiritual en contraposición al plano material. Aun así en determinadas ocasiones, por voluntad de Dios, éstos pueden volverse sensibles a los sentidos físicos del hombre como sucedió con Lot (Gn. 19:1) y según se explica en revelación a María Valtorta:

“Nosotros, los ángeles, cuando es necesario hacerlo, nos mostramos con la concreción que Dios nos concede para hacernos sensibles a vuestros torpes sentidos. Mas tú ya ves que, en general, no es a los ojos corporales a los que nos presentamos sino a la vista espiritual, y hablamos a vuestro oído espiritual, gozando entrambos, vista y oído, con una agudeza que no tendrían los ojos y los oídos corporales; y aún más, porque al tiempo que el espíritu ve y oye, se regocija también el cuerpo con la paz que con nosotros portamos.” (Revelación a María Valtorta – Libro de Azarías)

Sabía que...
María Valtorta (1897-1961), mística italiana, recibió numerosas revelaciones divinas, entre ellas, muchas de su ángel de la guarda, llamado Azarías, cuyos dictados fueron escritos en los años 1946-1947, con comentarios del ángel a las lecturas de los días festivos. Estas revelaciones fueron originalmente publicadas con el nombre “Libro di Azarías” (en italiano) y actualmente se encuentran traducidas a la mayoría de los idiomas.
De acuerdo a estas revelaciones, la perfección nuestra es mayor a la ángelica por cuanto a nosotros nos es posible sacrificarnos*, sufrir, para cooperar a la redención del hombre, así como la sublime posibilidad de anular nuestra fecundidad, femenina o masculina – sin excluir a aquellos que ya no son vírgenes, para ser fecundos tan sólo en el espíritu.

*Ver oración para ofrecer sacrificios al final de este artículo.

Ver más sobre los ángeles en el Catecismo

 

Intervenciones de los ángeles en las Sagradas Escrituras

El Antiguo Testamento describe varias intervenciones de ángeles en la vida del Pueblo de Israel:

· AngelesLa lucha con el ángel de Jacob (Gn 32, 25-29);
· La escalera recorrida por los ángeles, soñada por Jacob (Gn 28, 12);
· Los tres ángeles huéspedes de Abraham (Gn 18);
· La intervención del ángel que detiene la mano de Abraham que está por sacrificar a Isaac.
· El ángel que lleva alimento al profeta Elías al desierto.
· El ángel Rafael se aparece y guía a Tobías hacia Media (Tob 5, 4).

También el Nuevo Testamento habla frecuentemente de los ángeles. Por ejemplo:

· El anuncio de los ángeles a los pastores, del nacimiento de Cristo;
· El ángel que aparece en sueños a José, sugiriéndole escapar con María y el Niño;
· Los ángeles que adoran y sirven a Jesús después de las tentaciones en el desierto;
· La advertencia de la esposa de Pilato denota, aunque indirectamente, la acción angelical que pasa desapercibida: “No tengas nada que ver con ese justo, porque hoy he sufrido mucho en sueños por causa de El.” (Mt. 27, 19)
· El ángel que anunció a María Magdalena y a las otras mujeres, la resurrección de Cristo;
· La liberación de S. Pedro, de las cadenas y de la cárcel en Roma (Hch 12, 7);
· En el Apocalipsis.

El Ángel de la Guarda, también llamado Ángel Custodio

Los ángeles protegen a todo ser humano (Cf CIC 352), ya que:
“Desde su comienzo (cf Mt 18:10) a la muerte (cf Lc 16:22), la vida humana está rodeada de su custodia (cf Sal 34:8; Sal 91:10-13) y de su intercesión (cf Job 33:23-24; Zac 1,12; Tob 12:12). “Cada fiel tiene a su lado un ángel como protector y pastor para conducirlo a la vida” (S. Basilio Magno, Eunomium 3, 1). Desde esta tierra, la vida cristiana participa, por la fe, en la sociedad bienaventurada de los ángeles y de los hombres, unidos en Dios.” (CIC 336)

ángeles cuidan de nosotros

Pues ha dado a sus ángeles la orden de protegerte en todos tus caminos.
En sus manos te habrán de sostener para que no tropiece tu pie en alguna piedra.” (Sal 91:11-12)

 

¿Se pueden establecer relaciones con los ángeles?

Si. Se puede pedir ayuda a los ángeles y solicitar su intercesión ante Dios [CIC 334-336, 352]

Cada persona recibe de Dios un ángel custodio. Rezar al ángel de la guarda por uno mismo y por otros es bueno y sensato. Los ángeles también se pueden hacer perceptibles por su cuenta en la vida de un cristiano, por ejemplo como portadores de una noticia o como acompañantes que ayudan. La fe no tiene nada que ver con los falsos ángeles del esoterismo. (Texto extraído de YouCat ~55)

Cómo interactuar con nuestro ángel custodio y reconocer sus intervenciones

Normalmente, por falta de educación (e información) al respecto, las acciones y advertencias de nuestro ángel custodio pasan desapercibidas para nosotros. Hay que tener en cuenta que para beneficiarse de su auxilio es necesario estar arrepentido de los pecados cometidos preferentemente en estado de gracia, siendo aconsejable realizar una confesión sacramental al menos una vez por mes y esforzarse por mejorarnos a nosotros mismos. Puede ser muy útil realizar ejercicios para purificar nuestros sentidos espirituales y que estos faciliten el percibir sus acciones en nuestra vida cotidiana.

Los ángeles en la liturgia...
La fiesta de los Santos Arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael se celebra el 29 de septiembre y el día de los Santos Ángeles Custodios el 2 de octubre.

Se desconoce la totalidad de formas en las que los ángeles pueden interactuar con los hombres, pero algunas de ellas son conocidas por la tradición, las Sagradas Escrituras y revelaciones divinas. Una de las formas en que puede manifestarse su auxilio es mediante reacciones fisiológicas en nuestro organismo, que en algunos casos nos mueven a apurarnos, otros a detenernos o cambiar un recorrido, y en otros buscan movernos a reflexionar antes de realizar una acción o acto determinado. En otras ocasiones pueden suscitarse súbitamente pensamientos que nos mueven a hacer algo bueno o alejarnos de algo pecaminoso. Por último, sus acciones podrían incluso extenderse hasta en algunos sueños (excepcionalmente), tal como sucedió a los sabios de oriente (Mt 2:12) y a San José, advirtiéndole que huya a Egipto tomando al niño y a su madre porque Herodes lo buscaba para matarlo (Mt. 2:13).

Es fácil ver entonces como mediante su ayuda podemos muchas veces evitar peligros y permanecer a resguardo, más que nada de ocasiones de pecado, preservando nuestras almas y salud espiritual, no excluyendo tampoco los riesgos para nuestro cuerpo y su salud física cuando esto sea voluntad de Dios.

Es necesario solicitar voluntariamente la asistencia de los ángeles, ya que ellos no violentan nuestra libre voluntad, asi como no esperar contar con su auxilio si nos dedicamos a una vida pecaminosa y alejada de Dios. Es necesario invocarlos mediante oraciones, para ello recomendamos utilizar una oración como las que se encuentran en el apartado ‘Oraciones’ más abajo.

Una forma tierna de encomendarnos a su ayuda consiste en hacer la señal de la cruz y avisar mediante oración mental, antes de salir del hogar, a qué lugar se dirigirá uno, esperando de nuestro ángel de la guarda, que nos proteja y advierta sobre peligros que podamos encontrarnos. Esto se puede enseñar a los niños para que lo hagan acostumbradamente y cuenten con una importante ventaja durante sus vidas.

Ángel de la guarda

Asustados y perdidos, del sendero nos alejamos.
Sin ayuda a la vista, rápidamente imploramos:
“Por favor, ¡socórrenos en tierras tan bestiales!”.
Entonces sentimos la calidez de Manos Celestiales.
(Imágen: “Heavenly Hands”, Cortesía de GregOlsen.com)

 

Revelaciones a Luz de María

 

Oraciones

Señor, Padre santo
Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno, escucha nuestra oración, y dígnate enviar del cielo a tu santo ángel, para que custodie, anime, proteja, visite y defienda a todos los que moran en esta casa. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

Visita, Señor
Visita, Señor, esta habitación: aleja de ella las insidias del enemigo; que tus santos ángeles habiten en ella y nos guarden en paz, y que tu bendición permanezca siempre con nosotros. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

Oración al Ángel de la guarda
Oh Ángel custodio mio, verdadero amigo, compañero fiel y mi guía seguro, yo te agradezco la incansable caridad, la vigilancia, la bondad con que me asistes en mis necesidades espirituales y temporales. Te pido perdón por los disgustos que tantas veces te he causado desobedeciendo a tus saludables amonestaciones. Te ruego que continúes, durante toda mi vida, usando conmigo tu benigna protección, para que pueda juntarme contigo, bendecir y alabar por toda la eternidad al Señor que te ha puesto a mi lado. Así sea.
Ángel de la guarda dulce compañía no me desampares, ni de noche ni de día.

Ángel de Dios
Ángel de Dios, tú que eres mi custodio, a mí, que he sido encomendado a ti por la piedad celestial, ilumíname, guárdame, dirígeme y guíame. Amén.

Oración a San Miguel Arcángel
San Miguel Arcángel, defiéndenos en el combate.
Sé nuestro amparo contra la perversidad y asechanzas del demonio.
Reprímale Dios, pedimos suplicantes, y tú, Oh Príncipe de la Milicia Celestial,
con el poder que Dios te ha conferido,
arroja al infierno a Satanás y a los demás espíritus malignos
que andan por el mundo buscando la perdición de las almas. Amén.

San Miguel Arcángel con tu espada defiéndenos,
Con tu luz ilumínanos y con tus alas cúbrenos.
Amén

San Rafael Arcángel, ruega por nosotros.
San Gabriel Arcángel, ruega por nosotros .

Oraciones enseñadas por el angel en Fátima (reparación de las ofensas)
¡Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo! ¡Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan, no te aman! (repetir tres veces).
Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, yo te adoro profundamente y te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los Sagrarios del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencia con los que El es ofendido. Por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María, pido humildemente por la conversión de los pecadores. Amén.

Oración para ofrecer sacrificios
¡Oh Jesús, te ofrezco los sacrificios y privaciones del dia por tu amor, por la conversión de los pecadores y en reparación de las ofensas mias y de los hombres cometidas contra tu Sagrado Corazón y contra el Inmaculado Corazón de María!

Comparta su oración favorita
Comparta con nosotros y los lectores cual es su oración favorita para invocar al ángel de la guarda utilizando el formulario de comentarios debajo.

Una opinión en “Ángeles: Manual para afrontar los últimos tiempos”

Dejanos tu opinión del tema..

Será publicado tan pronto un moderador lo apruebe

code