Todo lo que tienes que saber sobre la medalla de San Benito

Cada 11 de Julio se celebra la fiesta de San Benito de Nursia (480-547), veremos en detalles qué es la medalla de San Benito, para qué sirve y cómo obtener indulgencias con su uso.

Qué es la medalla de San Benito?

Es un sacramental reconocido por la Iglesia Católica con gran poder de exorcismo y de liberación de las influencias demoníacas, brujería y hechicería.

El poder de esta Medalla (y de los otros sacramentales) radica en Cristo mismo, quien le otorga a la Iglesia poder a través de sus apóstoles: «Todo lo que aten en la tierra quedará atado en el Cielo y todo aquello que desaten en el Tierra quedará desatado en el Cielo» (Mt 18,18). Es un poder que confirió Cristo sobre su Iglesia para que así todo lo que decreten en Favor del rescate de las almas, sea reconocido por Dios en el Cielo por nuestro Señor Jesucristo.

El uso de los sacramentales debe hacerse con el conocimiento y la certeza de que la Trinidad Sacrosanta es el único y verdadero Dios, que todo lo puede y el deseo de actuar según Su voluntad vigilando permanecer en estado de gracia. No puede considerarse como un amuleto de buena suerte o artefacto mágico, pues si no hay fe en quien use la medalla, no se cumple la condición requerida para el uso de los sacramentales.

En la Escritura, San Pedro nos dice que seamos sobrios y vigilantes, porque, «su adversario el demonio ronda como león rugiente, buscando a quien devorar» (1 Pedro 5,8). Es por eso que es tan importante luchar con las armas espirituales de la oración, la fe, acudir a los sacramentos y portar los sacramentales, a los cuales Dios les concede una importancia y efectos sobrenaturales imposibles de alcanzar con otros medios.

Una de estas armas de gran alcance en lo espiritual como sacramental es la medalla de San Benito.

Cómo se usa y para qué?

San Benito de Nursia
San Benito de Nursia

A las medallas de San Benito se les da muchos usos, pero siempre como protección contra el mal con un gran poder de exorcismo.

Algunas personas las entierran en los cimientos de los edificios nuevos para mantenerlos libres de las influencias malignas, mientras que otros las colocan en sus rosarios o los cuelgan en la pared de sus hogares.

Pero la forma más común del uso de la medalla de San Benito es usándola en la persona. La medalla se puede llevar por sí misma o incrustada en un crucifijo.

Antiguamente, sólo los benedictinos podían bendecir la medalla, ahora cualquier sacerdote puede hacerlo.

Si usted no tiene una medalla de San Benito, puede adquirir una en cualquier lugar donde vendan artículos religiosos católicos.

Es una protección muy potente ante las asechanzas demoníacas, pues las mismas suelen hacerse desde lo oculto sin que la persona sea consciente.

El reverso de la medalla lleva el «Vade retro Satana» (Aléjate, Satanás) fórmula que ha sido utilizada por los fieles de la Iglesia Católica para evitar la influencia de espíritus malignos desde el siglo XV.

Después de su aprobación formal por el Papa Benedicto XIV en el siglo XVIII, esta devoción se propagó rápidamente y de inmediato la medalla comenzó a utilizarse por los católicos para protegerse de los peligros espirituales, especialmente aquellos relacionadas con el mal en todas sus formas, el veneno de las habladurías y de las ocasiones de pecar.

La medalla puede utilizarse de distintas maneras. Dependiendo del fiel, familia o comunidad, puede hacer uso de ella, luego de bendecida, como en algunos de los ejemplos que se mencionan a continuación:

  • En una cadena alrededor del cuello;
  • Unido a un Santo Rosario;
  • Colocado en el automóvil o en el hogar;
  • Colocado en alguna columna de un edificio;
  • En el centro de una cruz.
  • Guardado en el bolsillo o en el bolso;
  • LLevado en la muñeca o como llavero junto con las llaves de su casa, etc.

Historia de la medalla y significado

La parte delantera y trasera están cubiertas con letras. El significado completo de esta medalla fue un misterio durante muchos años, hasta que un importante descubrimiento se hizo en 1647 en la abadía de Metten en Baviera. Encontraron un manuscrito del año 1415, que explica la simbología inscrita en la medalla.

Los orígenes exactos de la medalla de San Benito son algo inciertos, aunque se dice que la primera medalla fue usada por el Papa León IX en el siglo XI, quien atribuyó su milagrosa recuperación de una mordedura de serpiente a la misma.

Diversos tipos de medallas de San Benito han estado en uso desde entonces, pero la medalla en su forma actual, las más conocida es la medalla del jubileo, no fue construida sino hasta 1880, cuando fue creada en honor al aniversario número 1.400 del nacimiento de San Benito.

La parte posterior de la medalla contiene una serie de iniciales que representan una oración de exorcismo en Latín.

En la parte frontal: San Benito se muestra en el centro de la medalla. En su mano derecha sostiene una cruz. La cruz representa el poder salvador de Cristo y la obra de la evangelización por los benedictinos a lo largo de los siglos. En su mano izquierda es un libro que contiene la Santa Regla monástica de su orden. A su derecha hay un vaso roto. Esta copa se decía que había sido envenenada por unos monjes rebeldes que no estaban a gusto con San Benito. La copa se rompió cuando San Benito hizo una señal de la cruz sobre ella al bendecir como era de costumbre los alimentos. A su izquierda hay un cuervo. El cuervo lleva una hogaza de pan envenenado que según la tradición unos monjes habrían dado a San Benito y un cuervo le habría arrebatado antes de que pudiera comerlo.

A ambos lados del Santo dice: «Crux Sancti Patris Benedicti» (Cruz del Santo Padre Benito). Rodeando aparece la oración latina: «Eius in obitu nostro praesentia muniamur» (A la hora de nuestra muerte seamos protegidos por su presencia). En la parte inferior central se lee: «Ex. S. M. Cassino MDCCCLXXX» (Del Santo Monte Cassino 1880).

Cruz de San Benito
Cruz de San Benito

En el reverso: La parte trasera de la medalla está dominada por una gran cruz.
En cada uno de los cuatro lados de la cruz: C. S. P. B. (Crux Sancti Patris Benedicti): «Cruz del Santo Padre Benito»
En línea vertical de la cruz: C. S. S. M. L. (Crux Sácra Sit Mihi Lux): «Que la Santa Cruz sea mi luz»
En línea horizontal de la cruz: N. D. S. M. D. (Non Dráco Sit Mihi Dux): «Que el demonio no sea mi guía»
Empezando por la parte superior, en el sentido del reloj, y alrededor del borde, aparecen las iniciales de la oración de exorcismo:
V. R. S. (Vade Retro Satána): «Retrocede Satanás»
N. S. M. V. (Non Suáde Mihi Vána): «No me sugieras vanidades»
S. M. Q. L. (Sunt Mála Quae Libas): » Son malas las cosas que tú ofreces.»
I. V. B. (Ípse Venéna Bíbas): «Bebe tú mismo tu veneno.»
PAX: Paz

Se recita entonces así: «Que la Santa Cruz sea mi luz y que el Demonio no sea mi señor. Retrocede Satanás. No me sugieras vanidades. Son malas las cosas que tú ofreces. Bebe tú mismo tu veneno. Paz.»

Las letras del reverso corresponden a una oración de exorcismo basado en un incidente de la vida de San Benito. El incidente ocurrió así de acuerdo a la tradición:

Después de que San Benito había sido un ermitaño durante tres años, y su fama de santidad se había extendido por todas partes, un grupo de monjes llegaron a preguntarle para que fuese su abad. San Benito estuvo de acuerdo, pero algunos de esa comunidad realmente no les agradaba esta idea, y decidieron envenenar su pan y su vino. En la medida que San Benito hizo la señal de la cruz sobre su comida, como era su costumbre, inmediatamente la copa se rompió y supo entonces que sus alimentos habían sido envenenados. Arrojó el vino en el suelo, diciendo la oración de exorcismo que figura en el reverso de la medalla.
Indulgencias y bendiciones especiales

Con la medalla se puede obtener una indulgencia plenaria en la Fiesta de San Benito (se celebra los 11 de julio), siguiendo las condiciones habituales que manda la Iglesia, a saber, realizar una confesión sacramental, comunión eucarística y oración por las intenciones del Sumo Pontífice (esta oración puede hacerse con un Padrenuestro y un Avemaría por sus intenciones).

La Medalla, como se le conoce ahora, es la del jubileo que se emitió en 1880 por el décimo cuarto centenario del nacimiento del Santo y lanzada exclusivamente por el Superior Abad de Monte Cassino.

Indulgencias - qué son?

La medalla incluye una indulgencia incondicional a cualquier persona en el momento de la muerte que «use, bese o tenga la Medalla entre las manos con veneración». También se otorga si la persona encomienda su alma a Dios, hace una buena confesión o recibe la Santa Comunión. Si la persona no puede hacer esto, puede invocar con sus labios el Santo Nombre de Jesús con profundo sentimiento de contrición, o con el corazón si la persona no puede hablar.

La propia Medalla por sí sola sin el acto de fe, como ya lo explicamos anteriormente no tiene poder en absoluto. Los portadores deben observar no caer en actos de superstición, pues no es la medalla quien obra los prodigios, sino Dios a través de la fe de la criatura.

Bendición de la Medalla de San Benito

El Papa Benedicto XV, aprobó una oración oficial para bendecir la Medalla de San Benito que les transcribimos a continuación en castellano. Pero cualquier sacerdote la podrá bendecir con ésta u otras oraciones resultando válida. Son importantes las disposiciones interiores de la persona que lleve la Medalla.

Sacerdote: Nuestro auxilio es el Nombre del Señor.

Responden el/los fieles: Quién hizo el Cielo y la Tierra.

Sacerdote: En el nombre de Dios Padre Todopoderoso, creador del Cielo y de la Tierra, el mar y todo lo que hay en ellos, te ordeno, espíritu maligno, que abandones esta medalla. Que desaparezcan y se alejen de esta, toda la fuerza del adversario, todo el poder del diablo, todos los ataques e ilusiones de satanás. Que todos aquellos que la utilicen con gran devoción, sean bendecidos con la salud del alma y del cuerpo. En el nombre del Padre Todopoderoso, de su Hijo, nuestro Señor Jesucristo, y del Espíritu Santo Paráclito, y por el amor del mismo Señor Jesucristo, que vendrá en el último día para juzgar a los vivos y a los muertos.

Responden el/los fieles: Amén.

Sacerdote: Señor, escucha mi oración.

Responden el/los fieles: Y llegue a tí mi clamor.

Sacerdote: Oremos. Dios Todopoderoso, fuente inagotable de todo bien, humildemente pido que, por intercesión de San Benito, infundas Tus bendiciones sobre esta sagrada medalla. Que aquellos que la utilicen con entera y sincera devoción y se esfuercen en llevar a cabo las buenas obras, sean bendecidas por Ti con la salud del alma y del cuerpo, la gracia de una santa muerte, y la remisión de la pena temporal causada por sus pecados. Y que también, con la ayuda de tu amor misericordioso, resista las tentaciones del maligno y se esfuerzan por ejercer la verdadera caridad y la justicia para con todos, por lo que un día pueda aparecer sin pecado y santo ante tu gloriosa presencia. Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.

Responden el/los fieles: Amén.

La medalla es luego rociada con agua bendita (el acto de aspersión del agua produce la bendición aun cuando no lleguen a tocar la medalla las gotas).

2 opiniones en Todo lo que tienes que saber sobre la medalla de San Benito

  1. Gracias por la explicacion de la medalla de San Benito, me interesó leerla y ahora la llevo siempre en mi bolsillo, ahora me siento muy protejido.

  2. Gracias por la explicación del significado de la medalla de san benito que llegó a mí por pura casualidad y sinembargo despertó en mi gran curiosidad por saber sus orígenes… mil gracias y Dios los bendiga

Dejanos tu opinión del tema..

Será publicado tan pronto un moderador lo apruebe

code